Vaya directamente al menú de accesibilidad.

Opciones de accesibilidad

ptenfrites
Contenido de la parte superior de la página
Últimas Noticias

De la informática forense a la alimentación natural: echa un vistazo a la diversidad de las obras del X Conict y del IV Conpog

Los congresos se cerraron el jueves (28) y contaron con trabajos que impresionaron no solo por su diversidad sino también por su calidad y nivel técnico.

  • Publicado: jueves, 28 noviembre 2019, 16h30
  • Última actualización el miércoles 04 de diciembre de 2019, 15h06

Quienes participaron en estos dos días de realización del X Conicto y del IV Conpog pudieron observar la riqueza del conocimiento producido y la calidad de las investigaciones realizadas en los 10 campus del Instituto Federal de São Paulo. En una visita a la sala de exhibición de carteles, por ejemplo, encontramos trabajos que estudiaban desde la informática forense, pasando por las tecnologías asistenciales y el desarrollo de refrescos naturales, hasta el análisis de las conductas intolerantes y autoritarias de los jóvenes en las redes sociales y en las escuelas. . Se trata de una pequeña muestra dentro de un universo de 4 trabajos presentados en los dos congresos.

Cuando pensamos en un alumno del curso de Análisis y Desarrollo de Sistemas, solemos imaginar la figura de alguien fascinado por el software, las redes y las computadoras. Pero cuando conocimos el trabajo de Nadjila Tejo Machado, del Câmpus Pirituba, descubrimos a una estudiante de ADS preocupada por las personas y su seguridad. Debido a esta preocupación, decidió estudiar cómo la telemedicina puede ayudar a la informática forense en caso de un incidente de robo de datos. La informática forense, en resumen, tiene el objetivo de resolver delitos (virtuales o no), mediante el procesamiento de pruebas digitales. 

Nadjila dijo que pocos hospitales invierten en ciberseguridad; cuando lo hacen, es después de ser atacados. Según ella, si un hacker irrumpe en la red de una unidad de salud compleja, las consecuencias pueden ir desde un retraso en las consultas hasta la interrupción de las sesiones de quimioterapia, como ya ha ocurrido en el Hospital Oncológico de Barretos. “La investigación aún está en curso, pero creemos que la telemedicina puede ayudar a la informática forense a investigar la autoría del acto y la dinámica del delito. Ya hemos realizado un relevamiento de software forense informático registrado en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) y nos damos cuenta de que no son muy accesibles, el acceso a la información es un poco complicado. También estamos trabajando en la redacción de un protocolo de preservación de datos para que el hospital sepa qué hacer y cuándo, para poder preservar tanto los datos como las vidas ”.

Utilizar la tecnología con enfoque en las personas es también el objetivo del proyecto que está desarrollando el Catedrático de Ingeniería Electrónica y Coordinador de Investigación del Campus Sorocaba, Sérgio Shimura, en alianza con José Otávio Pompeu, catedrático del área de Informática e investigador en tecnologías de asistencia de UFRJ. Los dos, junto con unos 20 estudiantes voluntarios, están desarrollando el prototipo de un coche eléctrico, alimentado por energía solar, para personas con discapacidad física. 

Según Shimura, el proyecto se inició en febrero y se entrevistó a cuatro personas con discapacidad física para conocer las mayores dificultades y necesidades de adaptación al vehículo. Según los profesores, el coche, con capacidad para transportar hasta dos personas, podrá hacer hasta 50 km / h, utilizando una batería de 4kw / h. El vehículo contará con un panel solar extraíble que garantizará una autonomía de 30 kilómetros. “También estamos estudiando la instalación de un aerogenerador. Ya estamos en la parte final, el motor está listo, todavía tenemos que instalar las baterías ”, dijo Sérgio.

Gracias a la alianza con una empresa de la región, ya obtuvieron, a través de una donación, las baterías necesarias para el motor. Casualmente, una reunión facilitada por el Décimo Conicto puede resultar en una nueva asociación para que las baterías que el grupo ha logrado remanufacturar. Durante las presentaciones del trabajo, el grupo conoció a Gabriel Peres, estudiante del curso de Ingeniería de Control y Automatización en el campus São João da Boa Vista, pasante en Startup Energy Source, que trabaja con soluciones para almacenamiento de energía. "Empezamos a hablar de la sociedad, vamos a hacer contacto entre ellos y la empresa y espero que funcione", dijo Gabriel.

De la tecnología asistencial pasamos a la alimentación saludable con el trabajo de iniciación científica de Brenda Vendramini, estudiante del curso de Ingeniería de Alimentos en el Câmpus Matão. Ella y su asesora, Márcia Rizzatto, estudiaron la producción y caracterización del té blanco Kombucha a escala de laboratorio. La kombucha es una bebida dulce de origen asiático a base de tés de Camellia sinensis fermentados por levadura y una asociación simbiótica de bacterias acéticas. 

Aunque la bebida se ha consumido de forma intensiva durante mucho tiempo porque tiene propiedades profilácticas y terapéuticas, la mayoría de las propiedades se han deducido en base a observaciones y testimonios personales, y solo unos pocos efectos se han demostrado científicamente. “Con las pruebas realizadas en el laboratorio durante el proyecto, luego de 15 días de fermentación, se obtuvo un sabroso refrigerante natural. Se pueden usar varios sabores, pero lo que hicimos y fue más aceptado fue el jengibre con canela ”, dijo Brenda. 

De Matão llegamos a São Miguel Paulista, donde Isadora Matias, alumna de segundo año del Curso Técnico Integrado en Audiovisual, investigó la intolerancia, el autoritarismo y la socialización política en los espacios digitales y escolares frecuentados por jóvenes paulistas. Ella y el equipo del proyecto analizaron las páginas de Facebook y los canales de YouTube que (re) producen el discurso de odio y la persecución de las minorías y también aplicaron cuestionarios en las escuelas de Itaquaquecetuba y en la Zona Este de São Paulo. “Nos dimos cuenta de que el discurso de Internet se reproduce en el ámbito escolar, en forma de bullying, aunque en Internet lo es a mayor escala por la posibilidad del anonimato”.

Isadora dijo que el grupo realizó talleres en los que un integrante reprodujo los discursos intolerantes difundidos en las páginas analizadas, y el público buscó identificar tácticas de manipulación. Según ella, el próximo año el grupo tiene la intención de continuar los talleres y tratar temas como la intolerancia y las fake news.

No solo las obras de Conict, sino también las de Conpog también impresionaron. Según el director de estudios de posgrado del IFSP, Orlando Leonardo Berenguel, el Congreso de Graduados recibió un buen número de trabajos, y la investigación ya arroja resultados concretos, tanto de la Lato sensuEspecialización) cuanto de Stricto Sensu (maestría y doctorado). “Estoy muy contento con lo que vi en cuanto a la profundización teórica y la calidad de la investigación. También tuvimos un momento de intercambio con los coordinadores, en el que pudimos escuchar experiencias exitosas y compartir los problemas en el camino, lo que nos ayudará a mejorar los procesos ”, dijo Orlando. El IFSP cuenta actualmente con 27 posgrados, con la perspectiva de llegar a 60 en los próximos tres años.

La décima edición de Conict y la cuarta de Conpog llegaron a su fin con el éxito y la grandeza demostrados por los números. Un total de 1.409 personas se registraron en los dos días del evento. Había un total de 60 monitores y más de 30 servidores de Câmpus Sorocaba involucrados en la organización, además de los empleados de la Oficina del Decano de Investigación.

Consulta aquí todas las fotos del 10º Conicto.

 

registrado en:
Contenido de fin de página