Vaya directamente al menú de accesibilidad.

Opciones de accesibilidad

ptenfrites
Contenido de la parte superior de la página
Últimas Noticias

El mapeo apunta a la aceleración de Covid-19 en el interior

Un nuevo estudio muestra un aumento de los casos de la enfermedad en la región gubernamental de Catanduva

  • Publicado: jueves, 18 de junio de 2020, 10h52
  • Última actualización el lunes 22 de junio de 2020 08h55

El estudio realizado por el profesor del Câmpus Catanduva del IFSP Thaís Tinós y el geógrafo Mateus Vidotti generó nuevos mapas sobre la espacialización y evolución del nuevo coronavirus para la Región de Gobierno de Catanduva. 

En este segundo mapeo (ver el primer mapeo aquí) Se consideraron 16 municipios: Ariranha, Catanduva, Catiguá, Elisiário, Irapuã, Itajobi, Marapoama, Novais, Novo Horizonte, Palmares Paulista, Paraíso, Pindorama, Sales, Santa Adélia, Tabapuã y Urupês.

A partir de los mapas, tablas y gráficos generados en esta etapa del estudio, es posible verificar la interiorización acelerada de casos de COVID-19 en las últimas dos semanas. Todos los municipios de la Región de Gobierno de Catanduva presentaron casos de la enfermedad en junio, a diferencia de lo que sucedió en mayo, cuando solo cinco municipios comenzaron el mes con casos confirmados.

El 15 de junio, la región alcanzó 535 casos del nuevo coronavirus y 25 muertes. La tasa de letalidad, que muestra el porcentaje de pacientes con la enfermedad que progresan a la muerte, apunta a una tasa del 4,7% para la región, inferior al promedio estatal (5,9%) y brasileño (5,0%), pero que aún así requiere atención, ya que puede variar drásticamente debido al subregistro.

Los datos fueron recolectados, semanalmente, principalmente en los boletines oficiales publicados por cada municipio. “Observamos, desde el inicio de la investigación, un desajuste entre los datos publicados en los boletines oficiales y en las páginas de los gobiernos estatal y federal”, señala Thaís Tinós. 

Como ejemplo, el profesor cita los casos de Catanduva y Catiguá. El primer caso confirmado en Catanduva, el 29 de marzo, fue dado a conocer por el municipio el mismo día, sin embargo, se mostró en la página del Ministerio de Salud recién el 1 de abril. En Catiguá, el 18 de junio se confirmaron 14 casos, pero el ministerio solo informó siete casos.

Según el investigador, la demora en la transferencia y registro de la información, sumada al subregistro, dificulta la medición del avance de la enfermedad en Brasil. Además de este problema, algunas ciudades no publican regularmente boletines informativos sobre las víctimas de la enfermedad. En estos casos, los investigadores utilizan datos de la Fundación del Sistema Estatal de Análisis de Datos (SEADE).

Los investigadores destacan la vulnerabilidad de la población anciana. Según datos de la Fundación SEADE, la región analizada es una de las regiones con mayor número de ancianos del estado, grupo considerado en riesgo de complicaciones por el nuevo coronavirus. 

La región inició, el 1 de junio, la flexibilización de la cuarentena, sin embargo Thaís y Mateus tienen reservas con la medida. "El ritmo de contagio se ha acelerado en las últimas semanas y el alivio del aislamiento social tiende a agravar la situación", advierte el geógrafo. 

Thaís también recuerda los problemas que puede traer la proximidad al invierno. Durante este período, ya existe una sobrecarga natural de camas hospitalarias debido a una mayor incidencia de enfermedades respiratorias. "Las ciudades de nuestra región, así como la mayoría de las ciudades pequeñas y medianas del interior, tienen menos camas de UCI que el Gran São Paulo, lo que puede resultar en una carga aún mayor para la red hospitalaria que en la capital", dice el profesor.

Próximos estudios

En los próximos mapeos, los investigadores tienen como objetivo analizar la ocupación de las camas de la UCI y verificar la subregistro del nuevo virus corona comparando el número de muertes por neumonía, insuficiencia respiratoria y síndrome respiratorio agudo severo este año en comparación con el mismo período en años anteriores. años. 

También pretenden mapear los casos de la enfermedad en los barrios de Catanduva, con el fin de ayudar a comprender la propagación de la enfermedad por toda la ciudad, a pesar de la dificultad para acceder a la información. “Llevamos semanas intentando entablar un diálogo con la vigilancia epidemiológica del municipio para obtener estos datos. Este tipo de mapeo fomenta el aislamiento social, ya que las personas visualizan las áreas de mayor riesgo de contagio en la ciudad. Además, este mapeo ayuda a las autoridades locales a planificar acciones para controlar el avance de la enfermedad ”, concluye Thaís.

registrado en:
Contenido de fin de página